Desde Irlanda con amor – y V

15 August 2008 at 17:42

Bueno, un mes y medio después, ya he subido las fotos del viaje a la galería.

En cuanto a la segunda parte del viaje, el 25 de Junio llegamos a Belfast, donde visitamos la ciudad. La ciudad en si, no es que destaque especialmente, pero hay una serie de puntos de interés que quisimos visitar dada su importancia histórica: la sede del Sinn Féin, los murales y uno de los barrios protestantes, para lo que tuvimos que cruzar una de las barreras que separan algunos barrios, cuyas puestas cerraban a las cinco de la tarde.

Al día siguiente cogimos el coche para ir hacia la punta norte de irlanda, hacia el Giant’s Causeway. Fuimos bordeando la costa y parándonos de vez en cuando para hacer algunas fotos ya que los paisajes eran increíbles (fotografías desde la irlanda_2008_0115.jpg hasta irlanda_2008_0182.jpg). Ya cerca del hotel, nos paramos en una especie de parque nacional a caminar un poco (unos 3Km.) para visitar unas cascadas. Luego, fuimos directamente al hotel.

El 27 fué “el día de la caminata”. Nos levantamos prontito y cogimos un bus hasta el Giant’s Causeway, donde visitamos las piedras exagonales y luego volvimos hacia el hotel bordeando la costa. En total, unos 13 Km. Lo peor es que no paró de llover. Al llegar al hotel, sobre las dos del medio día, emprendimos el camino de vuelta a Belfast, parándonos a comer en un pueblecito que nos encontramos.

El 28, salimos de Belfast dirección a Dublín, ya que a las cuatro de la tarde salía el avión que nos tendría que llevar de vuelta a Madrid.

¿Qué recomendaría del viaje? Dublín hay que visitarlo, pero con un par de días para vivir un poco el ambiente, ir a unos cuantos pubs y realizar las visitas culturales son más que suficientes. De Belfast, poco a destacar, pero por su importancia histórica en el conflicto irlandés creo que vale la pena visitar, aunque sólo sea para poder decir que has estado allí. Lo que yo más destacaría del viaje son las zonas “rurales” (o no urbanas, como prefiráis decirlo :-) ). Perderse por esos paisajes es una delicia.

Por cierto, la banda sonora de este viaje estuvo a cargo de Glen Hansard y Marketa Irglova, protagonistas de la película Once, rodada en Dublín. Para que os hagáis una idea de la música, os pongo el vídeo de una de las canciones: